3 de marzo de 2021

Una gran maestra de la enfermería

Por: FME Argentina

Desde 1996 María Luisa Colli integra el equipo de enfermería de Fresenius Medical Care, Servicio de nefrología del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Su entusiasmo y profesionalismo acompañan la expansión de FME, asegurando altos estándares de calidad de servicio a los pacientes en los centros de todo el país.

En el marco del Programa de Becas de la compañía, María Luisa completó sus estudios de Licenciatura en Enfermería y, profundizó su perfil de capacitadora. Gracias a su vocación de servicio y de docencia, cientos de enfermeros de todo el país se formaron en su centro, en distintas especialidades: tales como pediatría, agudos, peritoneal y hemodiálisis.

María Luisa lleva trabajando 24 años en FME, y más de 35 como enfermera, y no se detiene. Con el entusiasmo y compromiso de siempre, todos los días son como el primer día. Hoy es Jefa de Enfermería en el centro FME del Hospital Italiano.

Conversamos con ella para conocer más sobre su experiencia en la profesión.

¿Cómo llegaste a ser enfermera?  

Siempre me gustó mucho la profesión. En mi casa siempre se habló del servicio al otro. Esta carrera me permitió realizarme como persona y también como profesional.

María Luisa junto con un grupo de enfermeros aprendiendo la tecnología Fresenius (1998)

¿Qué es lo mejor esta profesión?

Lo mejor de esta profesión es el trabajo que se logra en equipo. Cuando trabajas con otros en colaboración, cumpliendo las normas, generas un buen clima y eso se traspasa a la atención del paciente. Hoy son los jóvenes enfermeros los que están poniendo el cuerpo frente al covid, y yo les digo “que se protejan con las herramientas que tienen disponibles, que cumplan con las normas y utilicen los elementos de protección personal”. Yo estoy siempre disponible para acompañarlos y escucharlos a ellos las 24 hs de todos los días de la semana.

¿Qué le dirías a las personas interesadas en iniciar su carrera en enfermería?

Siempre habrá trabajo en esta profesión. Es difícil, pero te recompensa. La vocación es muy importante y entender que es una profesión de servicio al otro. Me gustaría poder transmitirles todo el amor que siento por esta profesión. Soy muy exigente, trato de hacer lo mejor por los otros. También sé que todos los días puedo seguir aprendiendo.

¿Tenes algún hobby?

Me gusta mucho cocinar. Un plato salado que me sale bien y siempre me lo elogian es el pollo relleno que hago para Navidad. Tiene de todo, nueces, panceta ahumada, pasas de uvas, y el postre que mejor me sale es el volcán de chocolate.

¿Cómo vivís el presente?

Sigo trabajando en lo que me apasiona. El 1 de octubre cumplí 66 años y más de la mitad de mi vida he trabajado en esta hermosa profesión.


¿Qué dicen quienes conocen a María Luisa?

Foto: 2004 Soledad Schoenknecht y M. Luisa Colli en un congreso en el Uruguay.

Compañera de Ruta: Soledad Schoenknecht, Coordinadora Nacional de Enfermería, trabajó con María Luisa desde el comienzo de su carrera en Fresenius.

"Conocí a María Luisa en el año 2000. Si tuviera que definirla en unas pocas palabras diría que es una verdadera maestra de la enfermería.

Compartimos auditoría, congresos, viajes, capacitaciones, reuniones con los Jefes de Enfermería, habitaciones de hotel (¡ella sabía que el control remoto de la TV era de mi propiedad, siempre!).

Destaco su humildad, sinceridad, u entrega y su preocupación por que estemos todos confortables, entre tantas otras cosas.

Ella siempre está dispuesta a responder, desde probar insumos, capacitar enfermeros, conseguir turnos médicos para la gente del interior del país. Es siempre una mano tendida, dispuesta a ayudar.

Siempre voy a estar agradecida a María Luisa por su entrega y por todo lo que me enseñó desinteresadamente.”

 

 

Dr. Rosa Diez, Jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Italiano y Presidente de la Sociedad Argentina de Nefrología

"A María Luisa la conozco cuando ingresé como médico residente del Servicio de Nefrología del Hospital Italiano de Buenos Aires en el año 1992.  Para ese entonces ella se desempeñaba como Jefa de Enfermería de Hemodiálisis del Servicio de Nefrología.

María Luisa al lado del Dr. Rosa Diez con la medalla que le dió el Hospital Italiano por su desempeño en la acreditación de la Joint Comission

Desde ese entonces me llamó la atención la capacidad que María Luisa tenía para ejercer el mando con su personal a cargo, logrando el respeto, pero a su vez la confianza de los colegas; una persona que estaba al tanto de los problemas dentro y fuera de la unidad; que estaba dispuesta a ayudar, pero también a exigir. Con los años, y ya siendo yo jefe de Servicio y Director de la Unidad de Diálisis, sigo sosteniendo que ese equilibrio entre el respeto y estar cerca de cada uno de los miembros es muy difícil de llevar a cabo, y María Luisa es una de esas elegidas que lo logra.

Es una persona que siempre ha buscado superarse y mejorar la calidad del entorno y de los que la rodean. Ha oficiado de madrina o tutora de mucamas que estimuló para estudiaran enfermería, así como también de auxiliares de enfermería que terminaron siendo licenciados en enfermería, enfermeros y a los médicos jóvenes.

Siendo un apasionado de los sistemas extracorpóreos dialíticos y afines, siempre tuve en María Luisa la primera colaboradora para poder llevarlos a cabo.

Las exigencias de calidad y buenas prácticas de la ya constituida Fresenius Medical

María Luisa (al centro de la foto) en la capacitación de la nueva máquina MultiFiltrate

Care, así como la acreditación de la Joint Comission en el Hospital Italiano, fueron siempre un estímulo para ella y demostró ser la número uno al momento de poder conciliar desafíos que se planteaban conjuntos, logrando los mejores resultados.

Transcurrimos la gripe H1N1 hace unos años, sumando experiencia y escribiendo normas, pensando que había transcurrido lo más difícil, y este año nos pone a prueba el COVID-19, demostrando una vez más, María Luisa su capacidad y talento. Muchos transcurren la pandemia realizando tareas desde su hogar, María Luisa no faltó ningún día. Estuvo siempre presente, manteniendo el espíritu del equipo y conteniéndolo, desafiando las limitaciones de recursos humanos y las exigencias del cuidado de los pacientes crónicos en diálisis, así como también los pacientes críticos con insuficiencia renal aguda en tiempo de COVID-19 en un Hospital con la complejidad y envergadura como el nuestro.

Una excelente profesional, madre y abuela y por sobre todo una persona maravillosa, que inspira cariño y admiración.

Hoy me desempeño como Jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Italiano, y el año de 2020 asumí la presidencia de la Sociedad Argentina de Nefrología, dos trabajos muy duros para llevarlos de manera conjunta en esta pandemia del COVID-19. Entre las personas que me permitieron llegar a ser hoy quien ocupa esos cargos, sin dudas que María Luisa ocupa un lugar especial."